Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio

Recomendadas FUV

En clave Tuerka: “Traficantes de información”

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Con motivo del estreno del documental «Una mosca en una botella de Coca-Cola» Pablo Iglesias modera en La Tuerka un debate sobre medios de comunicación con la participación de:

  • Olga Rodríguez, periodista y escritora
  • Javier Couso, periodista
  • Carlos Enrique Bayo, director de Público
  • José Antonio Fúster, director de La Gaceta
  • Pablo Elorduy, periodista de Diagonal
  • Pedro Ramiro, coordinador OMAL-Paz con Dignidad

Con la participación telefónica de Pascual Serrano, periodista y autor del libro Traficantes de información (Akal, 2010).

Además “Revuelta en el frenopático” y Facu Díaz nos enseña a montar un medio digital.

Ver en línea : Canal de La Tuerka en youtube.

La actualidad del mundo ecológico

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

La actualidad del mundo ecológico

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

La actualidad del mundo ecológico

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Continúan los encuentros de SOS Justicia Sevilla para transmitir propuestas contra el cierre de juzgados

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

La plataforma, donde se encuentra integrada FACUA Sevilla, mantiene reuniones con los partidos políticos de la provincia para reivindicar un acceso igualitario de los ciudadanos a los tribunales.

[Editorial Butlletí 25] Construir diferent

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Construir diferent Coop57, des dels seus inicis, ha volgut buscar els mecanismes que donessin resposta a les necessitats del cooperativisme i, més endavant, de l’economia social i solidària. Des de l’esclat de la crisi financera, l’any 2008, Coop57 ha optat per remar a contracorrent. I no per cap caprici, sinó perquè avui en dia actuar amb sentit comú coincideix amb caminar en direcció contrària als mecanismes dominants del poder econòmic. Fa sis anys que suportem la crisi financera. I seguim. Fins ara la factura del rescat bancari a l’estat espanyol ja ens ha costat 220.000 milions d’euros, entre ajudes directes i indirectes. L’objectiu declarat era sanejar el sistema financer espanyol per tal de fer fluir el crèdit cap a l’economia productiva. La realitat? Els crèdits inferiors a un milió d’euros a empreses no financeres han caigut un 66% des de l’inici de la crisi. No hi ha diners, ens diuen. Tampoc no és veritat. Les entitats de crèdit espanyoles acumulen fins a 300.000 milions d’euros en deute públic, i han guanyat centenars de milions d’euros amb un segon rescat bancari encobert. No s’han utilitzat les ajudes públiques per finançar l’economia productiva. Davant aquesta paralització del finançament de l’economia productiva per part de les entitats financeres convencionals, Coop57 ha pretès, contràriament a això, obrir l’aixeta del crèdit tant com ha pogut i assumir el risc implícit a aquesta decisió, ja que així ho requeria el context. Des de 2008, s’han concedit gairebé 1.000 préstecs per valor de més de 35 milions d’euros. I un dels valors més grans, més enllà dels préstecs concedits, han estat les poquíssimes denegacions de finançament que s’han fet. L’objectiu és ser operatius, entendre el moment i oferir solucions a les necessitats financeres de les entitats de l’economia social i solidària, sempre actuant amb rigor i responsabilitat. S’ha pogut ajudar aquestes entitats perquè continuïn desenvolupant els seus projectes i, en molts casos, per evitar-ne el tancament i no seguir engrossint les dades de desocupació i aprimant el nombre de projectes que treballen per aportar valor social a la nostra societat. I la crisi, per molt que ens intentin convèncer, no s’ha acabat. Tot just segueix, i ens quedarà el paisatge devastat després de la tempesta del que és un nou episodi de l’ofensiva neoliberal per colonitzar-ho tot i tothom. La gran banca està recuperant, ràpidament, les seves taxes de beneficis. L’any 2013 es tancà amb prop de 9.000 milions d’euros de beneficis per al conjunt de les entitats financeres espanyoles. Però això es retornarà i revertirà en un benefici per a la majoria social d’aquest país? No cal ni respondre-ho. El context més recent ens evoca un escenari on es retallen drets socials fonamentals, ens emmordassen en nom de la «seguretat» ciutadana, s’avorta el dret de les dones a decidir sobre el propi cos i es posen murs mortals a les persones que, desesperades, volen buscar un altre futur a casa nostra. La pobresa greu ja afecta tres milions de persones a l’estat espanyol i s’ha doblat des de l’inici de la crisi, les taxes de desocupació es mantenen per sobre del 25% i fins i tot un 13% de les persones que treballen viuen sota el llindar de la pobresa. Tot això coincideix amb una polarització de la riquesa. En aquesta crisi, qui acumulava més riquesa posseeix ara, encara més riquesa, mentre que la pobresa s’aguditza i es fa més i més present. El disseny del sistema econòmic i social no està pensat per al benestar de la majoria. Coop57 vol ser una eina al servei d’aquesta majoria per capgirar la situació. Per tant, s’ha de continuar treballant a contracorrent com s’ha fet fins ara i, fins i tot, millorar-ho. I farà falta construir. I construir diferent. S’ha de fer un pas endavant i començar a tenir una actitud activa pel desenvolupament de l’economia social a escala local. Hem d’ajudar a poder teixir les societats en l’àmbit local i poder facilitar la generació de nous projectes econòmics, democràtics i sostenibles, que generin ocupació i riquesa, sempre en clau cooperativista i d’economia social i solidària, ja que aquesta és la manera en què estem convençuts que es repartirà més i millor la riquesa creada. Des de Coop57 volem contribuir a apoderar el teixit de base, on participem i d’on sorgim, per pensar i construir la societat on volem viure. I aquest repte tan ambiciós només es podrà fer amb la implicació de tota la nostra base social. Aquest ha de ser el punt de partida per arribar a una nova trobada de tots els socis i sòcies de Coop57, la primavera de 2015. La reunió serà un punt d’inflexió per tal de posar en comú la reflexió i el treball que puguem començar a fer des d’ara mateix per definir les estratègies que serveixin per construir altres opcions i altres models que permetin, a la majoria, viure de manera digna.

Boletín de notas

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Matemáticas: 8
Lengua: 7
Creatividad: no se cursa
Ciencias Naturales: 7
Investigación: no hay
Ciencias Sociales: 8
Crítica: inexistente
Insumisión: opción desconocida
Educación física: 6
Desobediencia consciente: penalizada con expulsión
Participación: no hay posibilidad
Cooperación: optativa no elegida
Trabajo en grupo: no evaluable (...)

Matemáticas: 8
Lengua: 7
Creatividad: no se cursa
Ciencias Naturales: 7
Investigación: no hay
Ciencias Sociales: 8
Crítica: inexistente
Insumisión: opción desconocida
Educación física: 6
Desobediencia consciente: penalizada con expulsión
Participación: no hay posibilidad
Cooperación: optativa no elegida
Trabajo en grupo: no evaluable
Inglés: 10
Nuevas tecnologías: 10

Comentarios del tutor: su hija va por buen camino, ese perfil es el que más se está buscando actualmente a la hora de contratar a alguien para un trabajo.

FACUA advierte de que liberalizar las ITV acabará con un servicio público básico para la seguridad vial

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

La asociación solicita que se fijen unas tarifas homogéneas entre las comunidades para garantizar que no suban los precios, en lugar de privatizar esta asistencia a los usuarios como estudia el Ministerio de Industria.

Cañamero anuncia nuevas Marchas de la Dignidad

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

El portavoz nacional del Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, ha lanzado la propuesta de “asediar” los 17 gobiernos regionales del estado en los últimos días del próximo junio. La iniciativa ha sido presentada en un acto organizado por el Ateneo Republicano de Valladolid con motivo del 14 de Abril.

“Mañana [por el sábado 12] se discutirá en Barcelona dos propuestas: una asediar todos los gobiernos regionales en todo el territorio a finales de junio y, después del verano, realizar la II Marcha de la Dignidad sobre Madrid“, desveló Diego Cañamero.

“Tareas para después del 22 M” era el título de la charla del portavoz del SAT, impartida en la Universidad en la tarde-noche del viernes 11 de abril.

“El pueblo está legitimado para volver a tomar las calles, las plazas… Tenemos que recomponer y administrar las fuerzas tras la movilización histórica del 22M en Madrid. La solución a este sistema radica en la unidad de la izquierda“, afirmó Diego Cañamero en una encendida intervención correspondida con entusiasmo por el público asistente.

Según el portavoz del SAT “no hay que teorizar mucho”. Todo el mundo”, añadió Cañamero, “está de acuerdo en tener un trabajo, en que la sanidad y la educación deben ser públicas… Coincidimos en las diez cosas fundamentales. A ellos les une el capital,  pero nosotros somos mayoría y vamos a poner las cartas encima de la mesa. Lo que jamás nos pueden quitar es el derecho a la dignidad. La dignidad es sagrada”.

Diego Cañamero, que comenzó su disertación con la exposición de la situación socio-política en la que se encuentra Andalucía, donde dijo existe “una pobreza extrema”, para a continuación referirse a casos concretos de su actividad durante diez años como alcalde de El Coronil y referencias exaltadoras de Diamantino García, cura obrero nacido en Salamanca que fue uno de los fundadores de la CSUT y del Sindicato Obrero del Campo (SOC), antecedente del SAT.

“Siempre hablamos de los problemas de la gente. No hablamos de la prima de riesgo, hablamos de lo que vale la bombona de butano“, subrayó el portavoz del SAT, al que le queda, dijo, un año en el cargo.

“Me siento orgulloso de ser jornalero. Lo importante en la política es que no busques nada en ella. La idea noble de la política es defender causas justas”,  expresó Cañamero, que relató algunas de las experiencias en la ocupación de fincas: Somonte, Martín de la Jara, Las Turquillas, Los Humosos, donde se constituyó la Cooperativa Humar -Marinaleda S.C.A.-… También habló de las consecuencias de su lucha, en la que siempre está presente la soberanía alimentaria y un principio: “La tierra no es de quien la trabaja. La tierra no es de nadie, no puede ser de nadie porque no es una propiedad como puede ser un coche o una lavadora”. El combate contra los terratenientes, la nobleza y la propiedad privada ha tenido sus consecuencias para el sindicato.

“Tenemos un millón de euros de multas individuales; 800 personas procesadas con una petición de 250 años de cárcel. Y no hemos tirado una piedra a un policía ni llevado dinero a paraísos fiscales. Nuestra situación es precaria. Yo me he declarado insumiso judicial.Desde hace tres años no atiendo ninguna llamada de un juez. Y no es una chulería y  seguimos peleando”, recalcó el portavoz del SAT, que relató la entrada a por alimentos en Carrefour y Mercadona.

“Los tertulianos dijeron que íbamos a robar, a asaltar… para desprestigiarnos. Las imágenes se vieron en todo el mundo y estas luchas han conectado con muchos corazones. Mientras el Gobierno da la espalda al 80% del pueblo, porque solo obedece al poder financiero y no nos representa”, aseguró Cañamero que justificó el salir a la calle.

“Meter a un millón de personas en Madrid, en una manifestación currada desde abajo a arriba, ha sido histórico, aunque los grandes medios no le hayan dado cobertura. Incluso han utilizado la muerte de Suárez para no hablar de las reivindicaciones y el éxito de la movilización. Los intentos de desprestigiar la Marcha,  convirtiéndola en un conflicto de orden público,  les ha salido mal. El orgullo de estar en Madrid el 22M es un ejemplo que tiene que cundir porque es la única forma que tiene el pueblo de derrotar esta injusticia que nadie ha votado ni puede votar nunca”, subrayó el portavoz del SAT, que abogó por la unidad con alusiones al Frente Popular de la II República.

“Ese es el camino. Ese camino es el necesario. Dejemos los puntos y las comas, quien va arriba y quien va a abajo… En el siglo XIX, a los que llamaban bandoleros, nunca hicieron congresos. A trabajar. A meter tres millones en Madrid en la II Marcha de la Dignidad“, propugnó Diego  Cañamero, que estuvo presentado por José Alberto Blanco y Miguel Luis, presidente del Ateneo Republicano de Valladolid y de Parados en Movimiento, respectivamente.

La República.es  

The Bees' Burden: why bees need our help and we need the help of bees

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Close up of dead bee on a tree stump. There is an urgent need for the elimination of bee-harming pesticides from agriculture. Such elimination would be a crucial and effective first step to protect the health of bee populations and to safeguard their pollination value that is vital for the ecosystem and food production in Europe.05/29/2013 © Fred Dott / Greenpeace

Bees are considered to be the “queens of biodiversity” but bee populations continue to decline as a result of a broken industrial agricultural system which intensively uses chemicals and large monoculture plantations -- a system which is promoted by a few agrochemical companies like Bayer, Syngenta and BASF.

Taking the  next step in our campaign to save the bees and agriculture,  we continue exposing the failure of the current farming model and its impacts on bees. Greenpeace has today released a scientific report entitled: ‘The Bee’s Burden - an analysis of pesticide residues in comb pollen (beebread) and trapped pollen from honey bees’. 

The study found that more than two-thirds of  pollen collected in the fields and brought back to the hive by worker bees was contaminated with up to 17 different toxic chemicals. A total of 53 different chemical compounds were detected in the course of the study. They represented  a wide range of pesticides. This research was one of the largest projects of its kind carried out to date in Europe,  with more than 100 samples taken in 12 European countries over a single foraging season.

The wide range of toxic chemicals found suggests that bees may be exposed to complex mixtures of insecticides, acaricides and fungicides while searching for food and in the hive. The poisoned pollen is a direct threat to the entire bee population, because the colony, including larvae, worker bees and drones, eat this pollen as a source of protein and energy. The exposure of bees and bee larvae to such varied toxic pesticides is significant because, according to recent research, the interaction of different chemical components can lead to a cocktail effect which can be more toxic for bees than a single chemical.

Additionally, several studies show that pesticides can  undermine the immune system of insects, making them more susceptible to diseases and to parasites like the Varroa mite which add greatly  to the threats faced by bees.

The bee decline must stop. Although  bees and other pollinators appear to be a small link in our food production chain they in fact play a massive and crucial role in our food security; one-third of our food, and most of the flowering plants on this planet, are pollinated by bees and by other insect pollinators. The value of global pollination  has been estimated at some 265bn Euros annually.

Change is urgently needed now to protect our bees and our agriculture. With your help, Greenpeace wants policy-makers to expand the existing partial bans on four of the worst bee-killing pesticides and make them permanent. Furthermore, a  ban on all bee harming pesticides is urgently needed. We need to have ambitious bee action plans to monitor the health of bees and other pollinators and to reduce their overall exposure to hazardous chemicals.  Funding should also be shifted  away from destructive industrial agriculture. Ecological farming is superior as a model -  specifically  for bees and for the planet as a whole.

Ecological farming, in fact, produces food without the use of bee-harming chemicals and relies on non-polluting and long-term pest protection techniques.  The increase of biodiversity, the attraction of beneficial insects, crop rotation, mixed farming and the implementation of  locally available 'low input' technologies are all ecological farming applications that help to protect our soil, water and climate. Only ecological farming will enable us to save our bees and produce healthy food without contaminating the environment with chemical inputs.

Join us in taking action now and to be part of the global movement to save the bees and promote ecological farming by signing our petition.

Matthias Wüthrich, is Greenpeace Ecological Farming campaigner and European bees project leader at Greenpeace Switzerland.

HzN0V5UYa6g

There are no human rights on a dead planet

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Yesterday I spoke at the International Association of Democratic Lawyers congress in Brussels. In the audience there were over 500 hundred progressive lawyers from over 50 countries. Many of these lawyers focus on human rights issues. I called on the lawyers attending the congress to join me in campaigning for environmental protection and protecting environmental human rights defenders. Below is a summary of my remarks.

Work is getting tougher and tougher for lawyers worldwide, especially those working on human rights issues, including the lawyers representing environmentalists.  We at Greenpeace can confirm this based on our work around the world and in our collaboration with big and small NGOs and individual activists fighting on the frontlines, and on the coalface, of environment destruction.

According to the Global Witness report released during the Congress, at least 908 people were killed in 35 countries protecting rights to land and the environment between 2002 and 2013. Moreover, 2012 was the worst year so far to be an environmental defender, with 147 killings – nearly three times more than in 2002. Impunity for these crimes is rife: only 10 perpetrators are known to have been convicted between 2002 and 2013 – just over one per cent of the overall incidence of killings. The problem is particularly acute in Latin America and South East Asia. Brazil is the most dangerous place to defend rights to land and the environment, with 448 killings, followed by Honduras (109) and the Philippines (67). 

The sad reality is that being an environmental activist is also deadly. Thanks to people like Billy Kyte of Global Witness for exposing the very scary fact 2 activists protecting rights to land and environment are killed per week.

Our own experiences for example in Istanbul’s Gezi Park and in the Russian Arctic last year made me realize how difficult it is to be a peaceful protestor in the current political and legal climate.  It takes an incredibly committed individual to stand up against the all powerful – whether they are governments or oil companies – when those individuals have their security put on the line in order to protect all of our rights.  The 28 Greenpeace activists and two freelance journalists who faced piracy charges following their peaceful protest in the Russian arctic had no chance of receiving a fair trial. Luckily, the Arctic 30, as we call them, had their freedom secured by the millions around the world who stood up and took action to defend them.  But most Human Rights defenders are not so lucky.

Environmental campaigners are under attack. Indigenous communities fighting to save their own homes, are too under attack. Governments and corporations are increasingly putting them under immense pressure.   Some are being charged with terrorism and piracy, and jailed, silenced and even killed. Their fundamental rights and freedoms are being violated— freedom of expression, freedom of assembly, freedom of association – even the right to life itself. As we meet today, Greenpeace  worldwide is facing about 72 million euros in damages claims and our activists collectively face decades of jail-time as a result of peaceful campaign efforts aimed at exposing environmental problems. Corporations are seeking court orders to permanently stop protests.

We need vigorous action fighting public backlash and regressive laws. We need the support of human rights lawyers in strategically defending environmental activists and NGOs from government and corporate attacks. I urge human rights lawyers to be creative and fearless in defending environmental activists from injustice.

Let’s break down the artificial barriers that have so long separated the human rights, environmental, and development communities. We face common threats. But there are common solutions.

Sharon Burrows of the ITUC, in a meeting with the UN Secretary General, Ban Ki Moon, noticed that the he was a bit unsure why she was even there because the topic of the conversation was climate change. She said to him, you might be wondering why as a trade unionist I’m so concerned about the climate. That’s because ‘there are no jobs, decent or indecent, on a dead planet.’  As my good friend, Richard Harvey, one of the organisers of this Congress, rightly points out; there are no human rights on a dead planet. So to bring it home, there are no lawyers or clients on a dead planet either.

 

E9LtbHd6HAs

Hernández Vigueras: “Las Bolsas están manipuladas”

From Organizaciones. Published on 16/04/2014.

Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España

Hace unos meses tuve la oportunidad de mantener una charla amistosa con una ejecutiva de un banco londinense que ejerce como broker; y me contaba que últimamente a los “inversores”, Bancos, compañías de seguros, fondos de inversiones, etc., les preocupan menos las cuantías de las comisiones a pagar a los agentes intermediarios que la rapidez en la ejecución de la orden de compra o de venta de los activos. Un dato que se explicaría por la abundancia de liquidez en los mercados financieros; pero también porque el trading  de alta frecuencia se ha asentado como una modalidad operativa en las bolsas y en los mercados extrabursátiles. Y ello a pesar de los fallos habidos en los sistemas informáticos y las críticas de un sector del mundo financiero, que ha provocado investigaciones de las agencias reguladoras estadounidenses e incluso del FBI.

En la terminología de Wall Street se conoce como trading  de alta frecuencia     (High Frequency Trading o HFT en siglas inglesas), la utilización de redes de ordenadores programadas para la compra y venta automáticamente de todo tipo de activos financieros en alta velocidad,  literalmente en milésimas de segundos. De tal modo que  un activo financiero puede cotizar durante unos segundos un céntimo más caro en Nueva York o Londres que en Hong Kong o Singapur; o entre las distintas bolsas estadounidenses. Y los traders u corredores de bolsa compran esos títulos en Hong Kong o Singapur para venderlos en Londres o Nueva York; o pueden estar lanzando constantemente órdenes de compra y venta, buscando infinitesimales diferencias de precios en las pantallas sobre las que obtener beneficios con márgenes de ganancia en decimales y en milésimas de segundo. Con esta estrategia operativa acelerada, los bancos y firmas financieras inversoras sacan provecho de las diferencias coyunturales de cotizaciones con frecuentes y pequeñas operaciones. Las veloces transacciones se realizan con unos márgenes minúsculos, pero al final la actividad financiera aumenta haciendo que sea inmenso el volumen de operaciones internacionales sin supervisión alguna.

Además, como este trading de alta frecuencia o comercio de altísima velocidad se realiza generalmente  asociado a  plataformas electrónicas opacas, que no hacen públicas sus transacciones, el precio o el volumen y el tiempo de ejecución no se divulgan para los demás operadores del mercado. Es decir, se ocultan al público los detalles de las operaciones para que estas no aparezcan en los paneles informativos;  como he relatado en El Casino que nos gobierna (capitulo primero) subrayando prácticas que conducen a la manipulación de precios. Desde luego, para aquellos que no acuden a estas prácticas de alta velocidad financiera representan una desventaja, denunciada últimamente por algunos inversores y agencias reguladoras estadounidenses que han argumentado públicamente contra la operativa conocida como HFT. Y han surgido testimonios de que los propios corredores de bolsa o traders realizan trampas y manipulaciones para incrementar sus retribuciones.

Hace poco, la BBC y la prensa económica internacional desvelaban que el FBI tenía abierta una investigación sobre posibles delitos cometidos mediante  la manipulación de transacciones financieras de alta velocidad o HFT por algunas firmas neoyorquinas especializadas. Las investigaciones del FBI se centran al parecer en algunas prácticas que consisten en generar falsos niveles de actividad bursátil colocando muchas órdenes de compra de valores en los mercados para anularlas inmediatamente. Pero una vez que han logrado subidas de precios, ejecutan compras pendientes por cuenta del cliente inversor sobre activos que previamente han sido adquiridos por los propios traders. Otra de las investigaciones apunta a la utilización de información privilegiada aprovechando la velocidad de las transacciones.

De hecho, el fiscal general de Nueva York Eric Schneiderman anunciaba que estaba investigando algunas firmas. Y también la agencia reguladora de futuros, la CFTC, y la agencia reguladora de valores y bolsa, la SEC, están examinando si las principales bolsa dan un trato preferencial a las operaciones de alta velocidad en detrimento de otros inversores que prefieren seguir las vías más convencionales.

A agravar este ambiente de cierta inquietud en algunos círculos financieros a comienzos de abril, ha venido la promoción mediática del nuevo libro de Michael Lewis, autor de libros best-seller como El Póker del Mentiroso (Liar’s Poker), sobre el mundo de Wall Street en los años ochenta en una línea similar como algunas películas de éxito de denuncia cínica de las finanzas que no cuestionan la desregulación y el descontrol del casino sino los indecentes comportamientos legales pero aceptados socialmente. Sin embargo, aunque en esa línea, el autor acierta con el eslogan para la promoción de este nuevo libro:

“Stock Markets Rigged”, “Las Bolsas están manipuladas”.

Y en algunas cadenas de TV estadounidenses la promoción de libro ha ido acompañada de acalorados debates como en este programa de 60 segundos de la CNBC.-

ver vídeo:  https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=A11VnCyYltc

La Europa Opaca de las Finanzas

 

Sin justicia fiscal y además nos dan gato por liebre

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid

A finales de 2013, once países de la Unión Europea acordaron establecer un impuesto sobre las transacciones financieras, ITF. No se hizo nada al respecto y ese ITF parecía congelado. Francia e Italia legislaron un impuesto tan corto como vuelo de perdiz, en España ni siquiera se mencionó en los Presupuestos Generales del Estado y los restantes ocho países, nada de nada. Pero hace unos días, por sorpresa, los ministros del Ecofin acordaron en Bruselas que el impuesto será realidad en 2015.

Éste ITF es insuficiente, corto y timorato. Pero, más allá del evidente electoralismo de anunciar ahora su puesta en marcha por la proximidad de los comicios al Parlamento Europeo, el ITF desbloquea el dogma neoliberal de no poner impuestos al capital y a sus movimientos especulativos. Y eso es importante. No porque debamos agradecer nada a esta UE sino porque la crisis y la escandalosa reducción de ingresos estatales obligan.

Una de las insuficiencias más graves de este ITF es que solo se pagará por transacciones en las que el vendedor emita el producto financiero a vender en uno de los once países del acuerdo. Pero no se gravarán las operaciones en las que vendedor o comprador residan en uno de esos países, como sería lo justo y lógico. Gravar según el lugar de emisión facilita a los especuladores poderosos vía para no pagar. Solo tendrán que emitir sus productos financieros donde les dé la gana, pero que no sea uno de los once países que implantan el ITF. Así eludirán el impuesto. Con el agravante de que este ITF solo afecta a transacciones con acciones y más adelante, derivados, pero no con divisas ni otros productos financieros.

Otra deficiencia grave parece ser que lo recaudado se dedicaría a formar un fondo para futuros rescates bancarios. Eso han dicho los ministros económicos de la UE. Es decir, se reafirma el mantra de los casinos: la banca siempre gana. Cuando lo justo sería que ese dinero del ITF fortaleciera la economía sostenible y satisficiera derechos sociales de la ciudadanía. Sin olvidar que, cuando se concibió ese impuesto, fue prioritariamente para disuadir la especulación financiera, reducirla y controlar los movimientos de capital.

En realidad, el ITF es en parte un impuesto contra la acumulación de riqueza. Acumulación nada inofensiva. Enormes cantidades de dinero controladas por un grupo muy reducido se mueven libremente y especulan por todo el mundo con la abundante gama de activos financieros de todo tipo y pelaje, obteniendo obscenos beneficios. Sin pagar impuesto alguno o apenas. Una especulación que altera severamente la economía real y la vida de las personas. El filme The Company Men, protagonizado por Ben Affleck y Tommy Lee Jones, muestra como la especulación afecta a la seguridad del empleo, por ejemplo. Los selectos accionistas mayoritarios de una empresa financiera estadounidense despiden progresivamente a la mayor parte de sus ejecutivos. Para recortar gastos, arguyen. Pero lo que buscan de verdad es aumentar ostensiblemente el valor de sus acciones, porque la cotización en Bolsa subirá cuando se sepa que han reducido personal de modo implacable.

Los datos demuestran que la especulación es brutal. Según el Banco Internacional de Pagos, en 2013 solo el mercado de divisas movía diariamente 4 billones de euros. Un valor anual de 1.000 billones de euros. Y en Europa, las transacciones financieras en 2012 movieron 692 billones de euros. ¿Qué hubiera significado recaudar un impuesto sobre esas transacciones?

En el Reino de España, el 40% de lo recaudado por la Agencia Tributaria proviene del impuesto sobre le renta (IRPF), según cálculos del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha). De esa recaudación, el 84% son impuestos por rentas del trabajo y solo 9% por las del capital. Ya va siendo hora de que el capital pague lo que le corresponde. Y un ITF en condiciones puede ser camino para cierta justicia fiscal.

Cuando hace 16 años ATTAC reivindicó en solitario un Impuesto sobre Transacciones Financieras, la Tasa Tobin sobre operaciones con divisas, los tomaron poco menos que por dementes. Hoy el 61% de la ciudadanía europea considera necesarios y posibles esos impuestos. Una fiscalidad justa y progresiva sobre el capital y sus incesantes transacciones financieras no es una utopía inalcanzable. Se puede conseguir y lo hemos de conseguir.

Xavier Caño Tamayo es periodista y escritor.

Artículo publicado en Argenpress
xacata.wordpress.com

FACUA Córdoba continúa otro año más con los talleres para niños '1 Gota x 1 Vida'

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

La iniciativa contará con la participación de 1.400 escolares de la provincia, que recibirán un ejemplar del libro 'Plof, plof, plof y goti nació'.

FACUA Córdoba acuerda con Copesa la colaboración en actividades formativas dirigidas a los consumidores

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

La asociación y el Colegio Profesional Educadores y Educadoras de Andalucía muestran su preocupación sobre la necesidad de informar a los usuarios sobre sus derechos.

Can the FSC logo ensure protection of the world’s most valuable forests?

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Northern Spotted OwlAbiding by FSC’s Principle 6, Mendocino Redwood Company (MRC)’s forest management plan prohibits logging of the endangered northern spotted owl (Strix occidentalis caurina) habitat, and only in exceptional cases allows for selective single tree logging where this practice enhances the forest’s conservation values. Mendocino, California, USA03/27/2011 © Greenpeace / Rolf Skar

It seems obvious, but any operation certified as “responsible forest management” should not threaten the world’s most important forests. Although the Forest Stewardship Council (FSC) features protecting High Conservation Value Forests (HCV) as one of its fundamental principles, consistent rules and guidance on how to recognise and manage these ecosystems’ ecological and social values is lacking on a global level for the FSC system.

The stakes are high. High conservation value forests include endangered species habitat, high amounts of carbon that we should keep in the forest, vital water systems, and crucial places of importance for forest communities. Especially important for conservation are large intact forest landscapes, the few large swathes of forest that remain today but are under threat as my colleague Janet Cotter pointed out recently.

In order to truly be responsible and ensure consistency in the application of its principles and criteria, FSC needs to urgently produce a toolkit for forest managers on how to protect these forests. This must also include identifying clear rules for where industrial logging and road building is appropriate or where it is completely off-limits so that we don’t lose any more species, primary forests are not fragmented and forest-dependent communities can continue to thrive.

The latest case study in our series shows FSC At Work by profiling how the Mendocino Redwood Company in California meets and exceeds FSC forest management requirements and utilises deliberate conservation of high conservation areas as a part of its business model. The result has been an improvement in community relationships and improved ecosystem health. Unfortunately, this is the exception and not yet typical in the FSC system because many operations either fail to clearly understand how to identify and maintain high conservation value forests, or try to get away with doing the minimum thereby, in many cases, still threatening or degrading the HCVs of the forests.

To ensure more organisations are performing like Mendocino and to address stakeholders’ concerns like Greenpeace’s on FSC’s failure to protect high conservation values in forests, FSC must urgently finalise and publish its long promised and very overdue HCV management guidance.

While FSC continues to talk about providing guidance for protecting HCV forests, untouched forests continue to be chopped up into smaller parcels (fragmented) making them more vulnerable to fires and a warmer and drier climate, species at risk pushed ever closer to extinction and, forest dependent communities are robbed of their livelihoods - all under the FSC’s watch.

You would think that the world’s strongest certification system would give customers an option that they can consistently trust. Frankly, the forests and all that depend on their conservation can’t wait anymore.

FSC needs to Act Now


Daniel Brindis is a Senior Forests Campaigner with Greenpeace USA

-ykCerQSUKc

¡Oso a la vista!

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

WWF Canon_ Expedición a Svalbard<br />© WWF Canon_ Expedición a Svalbard
Llevamos 5 noches en Svalbard pero sigo sin acostumbrarme del todo a estos extraños horarios. En el barco se come a las 11.30 y se cena a las 17.30- y a la luz perpetua. Estamos casi a 80 grados de latitud, a poco mts de 1.100 kil´pmetros del Polo Norte. Hoy me he levantado a las 5 y he salido a cubierta a tomar el fresco. El barco ha amanecido aparcado en el hielo marino que se mantiene pegado al fondo del Wijdefjorden, el fiordo más largo de Svalbard. Catorce grados bajo cero y una calma total. Ninguna descripción haría justicia a este paisaje. Me giro hacia el puente y el oficial de guardia me saluda, levanta los pulgares y señala al inmenso manto de hielo que se extiende hacia el horizonte.

¡Un oso polar! Corro a por los prismáticos y lo veo, muy a lo lejos, moviéndose lentamente por un territorio helado del que se sabe rey. Hoy puede que le saquen un momento de su tranquilidad. Jon Aars y Magnus Andersen, los biólogos del Instituto Polar Noruego, se preparan para salir con el helicóptero y lo capturarán si se cruza en su camino. Tomarán muestras de sangre, de grasa y del pelo, evaluarán su estado fósico, le harán un pequeño tatuaje identificativo si es una primera captura, y le colocarán un prodigioso pendiente que registra la temperatura, si recibe luz o si está sumergido. Tienen que trabajar rápido: los efectos del sedante comienzan a pasarse a la hora, y no es una buena idea estar cerca de un oso polar cuando despierta. En los 3 días que han volado desde que comenzó la expedición han capturado 11 osos. Ayer fueron tres: una pareja copulando, y otro macho que vigilaba la escena desde la distancia. Segœn Jon no hay problema en capturar una pareja metida en faena: cuando se despiertan, simplemente continúan dónde lo habíaan dejado. Es la época de celo y muchas veces deben manejar varios osos a la vez, además de tener mucho cuidado para no dejar una hembra atontada con algún ansioso pretendiente rondando la zona. Es un trabajo difícil y costoso (una hora de helicóptero cuesta cerca de 4.000€), pero los biólogos del Instituto Polar Noruego necesitan conseguir información de la población, año a año y con una muestra suficientemente representativa. En los dos meses que dura el trabajo de campo capturan de media unos 90 osos, y ya han detectado patrones muy claros relacionados con la pérdida de hábitat, como que la condición física de los animales empeora bastante en los años malos de hielo marino. Seguirán intentando dar respuestas sobre el incierto futuro de esta majestuosa especie, que se enfrenta al veloz retroceso de su reino de hielo. (Escrito desde N 79 07.456225 E 016 02.9773)

Españoles, Franco ha vuelto

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Javier Arteta – FronteraD

Recupero lo que escribí hace años en un diario: “Cuanto más se entierra a Marx y al socialismo, más descubre la derecha el viejo encanto de la lucha de clases. Gary Becker, Premio Nobel de Economía en 1992, declaraba ayer en ABC que el nuevo Gobierno de España (se supone que del PP) deberá “tener mano dura para aplicar una reforma radical de las pensiones y desregular el mercado de trabajo”. Aboga también por bajar los impuestos y recortar los gastos sociales. Y todo esto aderezado con una gotas de cinismo cuando explica, esta vez en El País: “Hay mucha gente joven en paro, sí, pero, bueno, la gente joven no vota mucho…, así que no importa”. Todo un curso de filosofía política abreviada para tiempo de crisis.

Y ahora estamos notando sus efectos. La anotación es del 3 de octubre de 1995. Son declaraciones, pues, de hace más dieciocho años y sorprenden por su rigurosa actualidad. Porque aquello que se preconizaba es justamente lo que ahora se ha puesto en marcha: recortes de gastos sociales, reforma radical de las pensiones, desregulación del mercado de trabajo, privatización de los servicios públicos… y todo lo que día a día nos irá llegando con absoluta inflexibilidad y con la mano dura aplicada por quienes dictan las normas, que no son los parlamentos ni los Gobiernos, sino eso que genéricamente denominamoslos mercados.

Con la distancia de los años, las declaraciones de Gary Becker ayudan a entender con la perspectiva adecuada la dinámica que nos ha conducido a la presente situación. Porque nos hacen ver hasta qué punto, y con qué paciencia estratégica, las clases dominantes, encabezadas por el capitalismo financiero, tenían claro el proyecto de demolición del Estado de bienestar que se proponían perpetrar; y hasta qué punto, igualmente, les sobraba el control democrático para llevar adelante esos planes. Planes que incluían una voladura controlada de los poderes representativos, vaciándolos progresivamente de todos sus contenidos, potencialidades y margen de actuación, al servicio de los intereses generales.

Y, a este respecto, quizás no sea ocioso recordar que las declaraciones del Premio Nobel de Economía coincidían en el tiempo con la aparición de un fenómeno hasta entonces inédito en el escenario europeo: la irrupción de Berlusconi, en lo que fue el primer asalto directo del mundo de los negocios al poder político. Algo que tenía su lógica. Si las instituciones públicas se iban poco a poco convirtiendo en una terminal de los grupos empresariales, ¿qué de extraño podía tener que fueran los propios empresarios quienes defendieran directamente al frente de las instituciones sus propios intereses?

Unos intereses que eran, además, según se nos hacía creer, los de las economías nacionales. Porque, a esas alturas de la película, las clases dominantes hacía tiempo que tenían tomadas las medidas a una socialdemocracia débil y a la defensiva y con unas banderas ideológicas cada vez más desteñidas. Porque hay que recordar también que estamos hablando de la época en que el ministro de Economía de un Gobierno de Felipe González, Pedro Solbes, definía con mucha crudeza cómo había que animar las inversiones que España necesitaba para salir adelante: “El 99 % de los habitantes de este país somos trabajadores, parados o pensionistas y sólo el 1 % son empresarios; desgraciadamente quien genera empleo son los empresarios y, si queremos solucionar el problema del paro hay que darles ventajas”. Una línea de pensamiento que, con los años, desembocaría en la idea de que bajar los impuestos es de izquierdas; y en abrazar el dogma del déficit cero, vía reforma de la Constitución impuesta, y sin consulta popular, por el Gobierno de Zapatero.

Y, sin abandonar aún la década de los noventa, dos líderes de la socialdemocracia europea entonces gobernante –Tony Blair y Gerard Schröder– hacían público el Manifiesto de la Tercera Vía, que insistía hasta el aburrimiento en las maravillas de la economía desregulada, la flexibilidad laboral, la disminución del gasto público y el adelgazamiento del Estado. Y establecía, igualmente, que la acción política no pasaba de ser un merocomplemento de la función de los mercados.

De aquellos polvos han venido estos lodos, que, en avalancha incontenible, están sepultando todos los mecanismos de protección social que los países más desarrollados habían ido levantando a lo largo de muchos años. Un sistema de bienestar que veníamos considerando, y con razón, elemento esencial de una democracia creíble; entre otras razones, porque diluía en la práctica esas distinciones entre democracia formal ydemocracia real que alimentaron la radicalidad de las confrontaciones de clases hasta mediados del pasado siglo.

Un Estado del bienestar que, al ligar el futuro de la democracia al de los derechos sociales de los ciudadanos, habíamos considerado irreversible y hasta cierto punto natural y ahora vemos que se nos está yendo por el sumidero de la crisis. Y asistimos al espectáculo protagonizado por quienes, amparados en la fortaleza del dinero, se sienten liberados del control o del contrapeso estatal, para proclamar a los cuatro vientos: El Estado somos nosotros.

Dicho de manera más simple: estamos asistiendo al triunfo del golpe de Estado internacional puesto en marcha por los poderes económicos del planeta. Al ordeno y mando de los mercados, que se está revelando bastante más inclemente que los autoritarismos y totalitarismos conocidos hasta la fecha; y que al acabar con derechos básicos reconocidos que ahora, según nos dicen, no pueden ser pagados, priva al Estado de cualquier tipo de legitimación social.

Máxime teniendo en cuenta que quienes han traído esta crisis –o, al menos, se están aprovechando de ella– han conseguido imponer sus reglas de juego y hacer creer a una amplia mayoría social que el ejercicio de la política es absolutamente prescindible y superfluo, cuando no intrínsecamente perverso. Sólo falta, para rematar la faena, que quienes más sufren los efectos de la crisis acaben convencidos de que su derecho al voto (el único del que, al menos de momento, no han sido privados) no sirve para nada. Que es, por cierto, lo que esperan, frotándose las manos, quienes, sin concurrir a unas elecciones, tratan de imponer sus intereses al conjunto de la población. Los poderes financieros y de las grandes empresas conseguirían, así, su mayor victoria, aprovechando el descontento de la gente de izquierda para aumentar el poder de la derecha, en España y en el resto de Europa.

Todo conspira para que la política deje de ser factor de transformación y de mejora de las condiciones de vida de las mayorías. Circunstancia esta que  abre de par en par las puertas al peligro, siempre al acecho, de los populismos y fascismos. Un peligro que asoma su dentadura en toda Europa. Y también en España, donde, no lo olvidemos, una sana reacción contra los partidos y los políticos estuvo en la base justificadora del movimiento salvador que, acaudillado por Franco, acabó por largo tiempo con las instituciones democráticas de la República española.

Mucho me temo que si Carlos Arias Navarro levantara la cabeza cambiaría su expresión apesadumbrada de la mañana del 20 de noviembre de 1975, para anunciarnos por televisión, y con sonrisa propia del 18 de julio: “Españoles, Franco ha vuelto”. Y no le faltaría razón, a juzgar por algunas cosas inquietantes que se están viendo. Porque no deja de suscitar algún escalofrío que, en un país tan marcado por el golpismo, las encuestas de opinión nos confirmen que militares y policías acaparan los primeros puestos de aprecio ciudadano, en detrimento de los políticos, considerados ya como un problema nacional a resolver. Y, si esto es así, no faltarán quienes acaben instalando entre la opinión pública española esta pregunta insidiosa: “Y los militares, ¿qué van a hacer para solucionar el desbarajuste causado por estos políticos ineptos que nos han llevado a la ruina?”.

¿Una pregunta de ciencia ficción? No lo creo, teniendo en cuenta que el discurso neofranquista avanza en nuestra sociedad de una manera alarmante. Ya no se hace distinción alguna entre las opciones de izquierda y derecha. Se habla simple y despectivamente de los políticos, perdiéndose todo sentido de matización y toda perspectiva sobre lo que unas u otras tendencias han representado en nuestro país en lo que respecta a la gestión de los intereses públicos. Nada de todo eso importa cuando se confunde la crítica necesaria (y merecida) a nuestros representantes con la descalificación global de trazo grueso. En buena parte por indignación auténtica con lo que está ocurriendo, pero también por la necesidad de tantos de buscar un chivo expiatorio que resulte útil para eludir temas espinosos, como la corrupción social, que algo tiene que ver con lo que hoy nos está ocurriendo. Salvo que alguien nos convenza de que esa mayoría absoluta que votó al PP no estaba enterada de sus clamorosos casos de corrupción; o que ya no recuerde nadie que, hace no tanto tiempo, comprar un piso no era simplemente satisfacer una necesidad vital, sino hacer una inversión.

Sean por las razones que sean, por indignación auténtica o por ganas de exculparse moralmente, lo cierto es que se observa una curiosa unanimidad en esta cacería contra los políticos, en la que participan sectores del más variado pelaje: quienes claman por el fin de las “intromisiones” del Estado y quienes más razones tienen para defenderlo; quienes se apropian de los poderes públicos como si se tratase de su finca particular y quienes, tras deslegitimarlos, reclaman su protagonismo para poner coto a los intereses privados; quienes han hecho todo lo posible por arruinar el sistema de bienestar y quienes lo están reivindicando por las calles; quienes son perfectamente conscientes de lo que están haciendo y quienes, sin saberlo, muchas veces les están siguiendo el juego como clase de tropa.

Y, lo que es peor, de esta cacería participan tanto el pueblo llano como los representantes más encumbrados del ámbito de la cultura. Que, por otra parte, nunca han hecho buenas migas con el mundo de la política. Hasta el punto de que, hoy en día, sigue conservando plena actualidad lo que Manuel Azaña afirmaba hace más de ochenta años: que a quien da el paso hacia la política los intelectuales “le borran de la lista de lo apreciable y le condenan a un averno de vulgaridad”.

En tal contexto, hemos pasado, sin transición, de rendir homenajes entusiastas a una transición considerada “modélica”, a abominar del sistema político que fue construyéndose a su sombra. Un sistema que ahora se ve corroído por la partitocracia y el bipartidismo (al parecer, fuente de todas las corrupciones), sin que nadie se moleste ya en recordar que nos ha sido útil hasta hace nada para recuperar libertades, modernizar el país y avanzar en transformaciones económicas y sociales a lo largo de más de treinta años.

Y, por supuesto, ha adquirido arraigo de dogma de fe la idea de que todos los políticos son iguales. Una simpleza que no resiste el contraste con la realidad. Y no hace falta remitirse a la prehistoria para comprobarlo. Es verdad que, en épocas duras como la que estamos viviendo, todos los gobiernos, de un signo o de otro, han defraudado a la gente. Pero hay otras verdades que no hay por qué perder de vista.

Quizá no está de más recordar que las libertades y derechos cívicos y sociales que ahora echamos de menos, porque los estamos perdiendo, no cayeron del cielo, sino que fueron consecuencia de opciones políticas tomadas fundamentalmente por gobiernos de izquierda, en el curso de toda nuestra aún breve historia democrática. A lo mejor conviene tener presente que derechos sociales que existían, e incluso se incrementaron, en la etapa del presidente Zapatero, están dejando de existir en la de Mariano Rajoy. A lo mejor conviene también recordar que mucho de lo que ahora se reivindica estaba ya garantizado por la universalización de la sanidad, la educación y las pensiones, que, junto con el sistema de protección a la dependencia (creado con el Gobierno socialista y malogrado con el del PP) han conformado un Estado de bienestar que ahora la derecha está desmantelando. Quizá necesitemos todos un poco de añoranza de los avances conseguidos cuando, mal que bien, funcionaba esa España constitucional considerada como un Estado social y democrático de derecho. Esa España constitucional que, con todas sus goteras y necesidades de reformas, habría que seguir defendiendo. Porque, para cargarse nuestro “viejo y anquilosado sistema político” ya se basta y se sobra la derecha que nos gobierna. Y sin necesidad de cambiar ninguna coma de la Constitución. Basta simplemente con dejarla inoperante e irla desnaturalizando por la vía de los hechos consumados, como desgraciadamente viene ocurriendo en los últimos tiempos.

Pocas coyunturas como la presente nos hacen ver tan claramente que la defensa de la igualdad, de los derechos sociales y de la democracia van, todas ellas, juntas en el mismo paquete; y que, por eso mismo, la reactivación de la izquierda va muy unida a la defensa de la autonomía de la política. ¿Y cómo la va a defender? Aquí va a estar la “prueba del nueve” de la consistencia y credibilidad del socialismo democrático en el futuro. ¿Pueden tener hoy los partidos socialdemócratas capacidad de preservar la autonomía de la política cuando gobiernan? ¿Puede tener capacidad real un Gobierno socialista de sacar adelante un programa de izquierdas, imponiéndose a la voracidad de las grandes empresas? ¿Tendría incluso un Gobierno socialista voluntad y fuerza real –la que le dan los votos– para enfrentarse en última instancia a las exigencias de los mercados si fuera necesario? Éstas son, a mi entender, las grandes cuestiones que un partido de izquierda debería despejar, si realmente quiere seguir siendo una referencia de avances efectivos hacia la igualdad social.

Ahora bien, ¿cómo se le pone el cascabel al gato, considerando la fuerza y la peligrosidad del felino? ¿Habrá que recordar que aún existe la lucha de clases, esa referencia tan aparentemente anacrónica, que parecía definitivamente enterrada en los libros de Historia? Quizá no esté de más recordar las advertencias de otro Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, alertándonos sobre su realidad, hasta el punto de considerar que la guerra de clases de los ricos contra los pobres es, en este momento, un elemento fundamental de la actual situación política en los Estados Unidos. Y si esto ocurre en el corazón del imperio, ¿qué no ocurrirá en las provincias? ¿Habría que empezar a prepararse desde la izquierda para afrontar esta guerra con la seriedad que merece?

Javier Arteta es periodista.

Artículo publicado en Iniciativa Debate
Fuente:  http://fronterad.com/?q=espanoles-franco-ha-vuelto

El consistorio sevillano de Valencina indemniza a un socio de FACUA con 6.000 euros al caerse en la calle

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Reconoce su responsabilidad patrimonial ante los restos de una obra en una zona peatonal. La asociación recuerda la importancia de estar asesorados desde el principio en una reclamación de estas características.

La confusión va en aumento: ¿renta mínima, renta garantizada, renta básica?

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Daniel Raventós / Segi RaventósPúblico.es

Los datos sobre las cifras de paro y el aumento de la pobreza son un desgraciado esquema de una realidad social muy desfavorable para la mayoría social. Un reciente informe de Cáritas Europa expone unos datos explicativos: este informe sitúa al Reino de España como el segundo país de la UE con el mayor índice de pobreza infantil (superado sólo por Rumanía), con una tasa del 29,9% en el año 2013, casi nueve puntos por encima de la media de la UE; unos 11,7 millones de personas según el mismo informe están afectadas por diferentes procesos de exclusión social; el porcentaje de desempleo juvenil (entre 16 a 24 años) es superior a día de hoy al 55% y solamente es superado en la UE por Grecia; el aumento de los trabajadores pobres, es decir de aquellos asalariados aún con un trabajo y que no salen de la pobreza, es constante. Ni que decir tiene que de la mano de este incremento de la pobreza, la crisis y las políticas económicas procíclicas puestas en funcionamiento han aumentado las desigualdades.

Asimismo la progresiva desprotección social de millones de personas que inexorablemente quedan abandonadas por los poderes públicos en su existencia material ha contribuido a acelerar un debate sin aplazamientos sobre la renta básica. La necesidad de obtener unos ingresos mediante una renta ya sea mínima, ya sea básica o ya sea garantizada, según unos u otros, es cada día más acuciante (quizás esta necesidad motiva que se equipare erróneamente todo este tipo de rentas como iguales o equivalentes). A estas alturas pocos negarán la extrema urgencia de una protección social para la población en el Reino de España, ni postergar para “un futuro de pleno empleo” (sic) la solución a las condiciones de vida y existencia material de esos millones de personas.

En diciembre del 2013 se publicó un informe del Comité Económico y Social Europeo abogando por una renta mínima europea en el que podemos leer “… que en la difícil coyuntura actual, el establecimiento de una renta mínima europea contribuirá a la cohesión económica, social y territorial, a la protección de los derechos humanos fundamentales, al equilibrio entre los objetivos económicos y sociales y al reparto equitativo de los recursos y la renta”.

El pasado 22 de marzo, las marchas por la dignidad, una de las más grandes manifestaciones de los últimos tiempos en Madrid, incluía a la renta básica (RB) como una de sus reivindicaciones en su manifiesto.

El 26 de marzo se debatió en el pleno del Parlamento de Catalunya la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por una Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) que demanda una Renta de 664 euros mensuales por 12 pagas como derecho subjetivo y no condicionado a la obligación de realizar actividades de inserción social o laboral y como derecho no sujeto a disponibilidad presupuestaria.

¿Qué hay de común en estas propuestas? ¿Son lo mismo todas? ¿Cuando se habla de Renta Básica estamos hablando siempre de la misma renta?

Las Rentas de pobreza extrema

En primer lugar las Rentas Mínimas de Inserción (RMI) son para personas que viven en la extrema pobreza, actualmente en Catalunya la RMI la perciben unas 25.000, cantidad que representa un porcentaje insignificante respecto al número de personas consideradas pobres. En cada Comunidad Autónoma hay alguna RMI con diferentes denominaciones (en los estatutos de Extremadura y Andalucía desgraciadamente se denomina Renta Básica, en la Rioja, Ingreso Mínimo de Inserción, en el País Valenciano, Renta Garantizada de Ciudadanía, en Asturias, Salario Social, etc.) y exceptuando las Comunidades Autónomas del País Vasco y Navarra los importes son muy bajos, de unos 425 euros mensuales, por tanto es una renta que no llega ni al umbral de la pobreza, lo que ha sido motivo de crítica por el mismo Consejo Económico y Social Europeo

Cada Comunidad Autónoma establece los requisitos para su ayuda. Por lo general suelen ser estos: 1) Estar empadronado con cierta antigüedad en un municipio de la Comunidad Autónoma, 2) Carecer de recursos económicos suficientes para las necesidades básicas de la vida, 3) Haber solicitado ya todas las ayudas, prestaciones y pensiones que pudieran corresponder y 4) Aceptar las medidas de inserción laboral, orientación y formación que proponga la Comunidad Autónoma, ya que además de una ayuda económica se ponen recursos para intentar que la persona se integre laboralmente.

La Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Garantizada de Ciudadanía entra en el Parlamento de Catalunya

La ILP por una Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) se presentó en el Parlamento de Cataluña y llegaba después de un duro trabajo de meses y con más de 120.000 firmas recogidas, lo que suponía más del doble de las 50.000 necesarias. La campaña de difusión fue notoria: mociones en ayuntamientos, manifestaciones, actos, marchas, etc. No hay que olvidar tampoco que el apoyo a esta ILP contaba, entre otros, con el respaldo de los sindicatos CCOO, UGT, IAC, así como de partidos como ERC, ICV, EUiA, PSC, CUP, pero también de docenas de asociaciones y movimientos sociales como Justícia i Pau, ATTAC… Tenía también el apoyo de la Red Renta Básica que desde el primer momento de la campaña, tal como los promotores de la ILP pidieron  explícitamente, y quedando claro para todas las partes que la RGC es una asignación condicionada y, por eso mismo, muy diferente a una Renta Básica universal e incondicional. Desde la Red Renta Básica se consideraba sin la menor duda que la RGC mejoraría la vida de docenas de miles de personas que viven con ingresos por debajo del umbral de la pobreza, de ahí el apoyo a la ILP sin vacilaciones. Qué duda cabe que consideramos que la RB es una propuesta mejor en distintos sentidos y que salva los defectos que la RGC tiene, pero respecto a la situación actual la instauración de una RGC significaría una mejora en la existencia material de los más pobres.

Las intervenciones de los representantes de la Comisión promotora de la ILP en el Parlamento catalán apuntaron a las cada vez más extendidas capas de la población en situación de pobreza en la sociedad catalana y a la necesidad imperante de regular de una vez por todas el derecho a una Renta Garantizada de acuerdo con el artículo 24.3 del Estatuto de Catalunya que se aprobó en un referéndum el año 2006.

Se exigió que se legislase para el 25% de la población que está por debajo del índice de rentas de suficiencia que regula anualmente la Generalitat y que desde hace unos años está en 664 euros por persona. El mensaje por parte de los representantes de la comisión promotora de la ILP al final fue claro aunque trivial para toda persona que conozca la situación con mínima información: “O se legisla a favor de la cohesión social y la justicia o aumentará la pobreza”.

Posteriormente cada partido tomó la palabra y avanzó su posición. Pudo hacerse este debate por el hecho de que ningún partido hizo una enmienda a la totalidad del texto, lo cual es un éxito para los partidarios de la ILP pues es un hecho que no ha sucedido casi nunca. Las intervenciones que se detallan variaron entre la comprensión de la propuesta, la incompetencia técnica más palmaria y la posición de principios más clara.

Las intervenciones se sucedieron así: primero el representante de ERC Oriol Amorós que pidió “poner orden con las ayudas públicas de la Generalitat” y manifestó desconocer si la administración catalana gestiona 17 ó 50 de estas ayudas; también manifestó su compromiso con la tramitación de la propuesta y su participación en los inicios de la campaña, pero su intervención fue claramente vaga y timorata. Concretamente abundó sobre todo en querer ordenar el mapa de rentas, en vincular “prestaciones con contraprestaciones” y también defendió “la legitimidad de la contraprestación”.

Eva Granados, representante del PSC en este debate, defendió el derecho “a vivir por encima del umbral de la pobreza” y expuso la voluntad del PSC de “volver a la situación de la RMI de antes del verano del 2011” en que hay que recordar que sólo había unos 33.000 perceptores. Una pretensión neciamente reivindicativa de su gobierno de la Generalitat y, lo más palmariamente importante, muy alejada de las necesidades sociales actuales en Catalunya y de la respuesta que merece la situación.

El diputado del PP expuso que no se había hecho enmienda a la totalidad por “respeto a la sociedad civil” y tuvo la desfachatez de defender el liberalismo por “inspirar a los mejores sistemas sociales del mundo y no como el de Venezuela”, provocando abucheos entre el público invitado asistente que en su mayoría eran miembros de la comisión promotora y de las asociaciones y sindicatos que han participado en la campaña.

La diputada de IC-EUiA Laura Massana hizo elogios a la gran movilización que se ha generado durante estos meses de campaña y manifestó su voluntad de dar respuesta a los más de 800.000 parados de Catalunya. Reconoció un hecho evidente: “la gente no encuentra trabajo y por esto la RGC es una gran solución” y también criticó a la actual RMI “por ser claramente insuficiente.”

El diputado de Ciudadanos apuntó el artículo 24.3 del Estatuto de Catalunya y defendió que haya partidas presupuestarias abiertas y no cerradas para garantizar el derecho subjetivo a percibirla, pero dejó bien claro que hay que condicionar la RGC a la inserción laboral y que “recibirla mucho tiempo puede cronificar a la persona en la pobreza.”

El diputado David Fernández de la CUP sin duda fue el más aplaudido por los promotores de la ILP por su crítica sin fisuras al miserable sistema actual de rentas. Planteó que la RMI en el actual escenario de grave crisis “es pasado, es naftalina, es caridad”, “si cuando nació era insuficiente ahora es raquítica”. La disyuntiva que planteó a los parlamentarios fue “pagar la deuda a los bancos o rescatar a los ciudadanos.” Defendió que se pueda votar en referéndum con o sin el aval del Tribunal Constitucional, en alusión a la reciente sentencia de este desprestigiado tribunal contra la declaración por el derecho a decidir del Parlamento catalán. Recordó que el fraude fiscal en Catalunya es de más de 16.000 millones de euros y que “la igualdad es condición sine qua non de la libertad.”

Finalmente cerró la ronda de intervenciones la diputada de CiU que fue un buen ejemplo del discurso tradicional de la derecha sobre cuestiones similares: alusiones a la “responsabilidad” y a la “realidad”, otorgándose sin ningún rubor la “defensa del Estado del Bienestar”. Manifestó la inviabilidad de financiar los más de 2.000 millones de euros que supondría. Añadió que equivaldría casi duplicar el presupuesto del Departamento de Bienestar Social. Uno de los momentos que provocó más silbidos fue cuando expuso “que no todo es dinero y que es importante también sentirse útil” para justificar las posibles tareas de contraprestación por cobrar la posible RGC. Avanzó a los asistentes su clara voluntad de que la ILP reciba un buen correctivo por parte de su grupo parlamentario, como era fácil de prever.

En los próximos meses habrá comparecencias de las personas invitadas por la comisión promotora de la ILP o por los grupos parlamentarios. Si el Parlamento deforma sustancialmente la ILP, cosa muy probable, habrá que pensar en retirarla y seguir la lucha por otras vías tal como hizo en su día la Plataforma de afectados por la hipoteca (PAH).

La Renta Básica

No vamos a repetir aquí lo que en diferentes artículos (por ejemplo, véase aquí, aquí y aquí) hemos expuesto sobre las grandes diferencias existentes entre una RGC y una RB. Únicamente puede ser útil destacar que, dejando ahora al margen las dificultades derivadas de la condicionalidad de la RGC, una diferencia especialmente relevante social y políticamente es que mientras la RGC persigue la mitigación de la pobreza, objetivo que comparte con la RB, esta última propuesta tiene como uno de sus objetivos garantizar la existencia material de toda la población, condición para que la libertad sea posible para todos y no sólo para una minoría especialmente privilegiada. El gran incremento del poder de negociación de los trabajadores que una RB posibilitaría sería un ejemplo de esta libertad para una importantísima parte de la clase trabajadora. En los próximos meses todo este debate sobre la RGC o sobre las otras rentas condicionadas puestas en marcha o a punto de hacerlo como en Andalucía, volverá a ligarse con la RB, como así se está poniendo de manifiesto en muchos actos organizados por distintos motivos, pero que tienen en común el interés por la RB.  Quizás ha llegado uno de aquellos momentos en que una parte significativa de la población considere que vale la pena tratar las consecuencias de las políticas económicas puestas en funcionamiento especialmente a partir del inicio de la crisis exigiendo medidas que garanticen, previo a cualquier otro objetivo, y de una vez por todas el derecho a la existencia de toda la población.

Ya hace exactamente 10 años, en un artículo en Le Monde Diplomatique en que uno de nosotros firmaba juntamente con Antoni Domènech, podía leerse:

“Pero la lucha por una Renta Básica de Ciudadanía, como otras iniciativas ‘ofensivistas’ que no están dispuestas a cambiar libertad en la vida cotidiana por bienestar material y seguridad en el puesto de trabajo, no sólo puede atraerse a una amplia y nueva base social de excluidos, de precarios, de antiguos y nuevos desposeídos, de jóvenes y mujeres tan azacaneados por la feroz dinámica de la actual vida económica y social como deseosos de combinar mínima seguridad material y cumplida autonomía en su existencia social (el cóctel que ofrece, precisamente, la Renta Básica, sobre todo si es un poco generosa). No sólo puede contribuir –ya sea modestamente— a mitigar la segmentación de las poblaciones trabajadoras. Sino que, al mismo tiempo, la lucha por una Renta Básica es perfectamente compatible con la necesaria lucha presente por la defensa de la médula de los indiscutibles logros morales y materiales (universalidad e incondicionalidad de las prestaciones sanitarias y educativas públicas, etc.) que el advenimiento del “Estado social” trajo consigo para el conjunto de las clases populares. Con lo que puede ayudar a conservar, y aun a reestimular, para un proyecto de izquierda renovado a la parte más sana y lúcida de la población trabajadora de tipo fordista y de sus debilitadas organizaciones sindicales. Tal vez la Renta Básica no ofrezca mucho más que eso (no es, desde luego, una panacea para transformar radicalmente el modo de producir y de consumir planetario), ni sus proponentes de izquierda lo pretenden. Pero en las presentes circunstancias eso ya es mucho. Y en cualquier caso, es suficientemente valioso por sí mismo.”

Una decena de años después, con la mayoría de la población no estrictamente rica viviendo con sus bases de existencia material mucho más deterioradas y atacadas que cuando fueron escritas, estas palabras cobran si cabe mayor urgencia.

Daniel Raventós es miembro del Consejo Científico de ATTAC España, profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona y presidente de la Red Renta BásicaSergi Raventós forma parte de la comisión promotora de la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Garantizada de Ciudadanía como representante de la Red Renta Básica.

Cómo coger el tren que detiene el cambio climático

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Es imprescindible poner en marcha, de forma urgente, todas las medidas, en todas las direcciones, para que todos los agentes políticos, sociales y económicos consigamos detener el Cambio Climático.

Un cambio a peor

From Organizaciones. Published on 15/04/2014.

Juan Torres López – Consejo Científico de ATTAC España

Cada vez más personas trabajan menos horas de las que desean y con menos salario

La secretaria de Estado de Empleo afirmó hace unos días, cuando presentó los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de marzo, que “el cambio de tendencia en el empleo está consolidado” y el ministro de Economía lo ratificó calificándolo como “importante”.

Ambos llevan razón al señalar que hay cambios en el mercado de trabajo, pero dan gato por liebre al identificarlos con una recuperación positiva y firme del empleo. Los datos del Servicio Público de Empleo que acaban de presentarse no permiten saber qué está sucediendo realmente con la ocupación y el paro.

El aumento de afiliaciones a la Seguridad Social puede darse, por ejemplo, si se despide a una persona empleada a tiempo completo que gane 1.200 euros para contratar a otras tres que realicen el mismo trabajo por 300 euros cada una. Esta es precisamente la estrategia que buscaba y favorece la última reforma laboral y sabemos que se está aplicando en miles de empresas a tenor de los menores ingresos de la Seguridad Social y de cómo están evolucionando la contratación y la relación entre los contratos indefinidos y los temporales y los de a tiempo parcial. Estos últimos eran el 23% del total en 2006 y ahora el 35%, y la duración media de los contratos ha bajado 25 días en el mismo periodo. Por tanto, de los datos de marzo sería más realista deducir (aunque ni el Gobierno ni nadie lo puede saber con certeza hasta que no se publiquen las estadísticas correspondientes) que puede ser que en España estén aumentando las personas afiliadas a la Seguridad Social pero trabajando menos horas en conjunto y con salarios bastante más bajos.

Para poder afirmar que ha cambiado la tendencia, como dice el Gobierno, y que ya se crea empleo neto, es preciso conocer la equivalencia de los contratos con puestos de trabajo a tiempo completo, y, de momento, solo sabemos que en 2013 se destruyeron 265.000.

Ni siquiera está claro que las cifras totales marquen ya un claro cambio de tendencia pues, si bien en marzo hubo 83.000 personas más afiliadas a la Seguridad Social, en el conjunto del primer trimestre de este año hay 110.000 menos que en el último del año pasado.

Y algo parecido ocurre con el paro registrado. Si su cifra baja porque miles de personas se van al extranjero, porque hay más desanimadas que ya no buscan empleo y porque se han ido miles de inmigrantes, de facto está aumentando.

El único cambio que de momento está claro en el mercado de trabajo es a peor: cada vez más personas trabajan menos horas de las que desean, con menos salario, en peores condiciones y sin beneficiarse de la cualificación que poseen.

Artículo publicado en “El País” – Andalucía

juantorreslópez.com

 

Ineficiencia

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

Def 1. Dícese de aquel sistema que para producir un tomate de 30 calorías consume grandes cantidades de plástico, de energía (para transportarlo de una parte lejana del planeta hasta otra), usa ingentes cantidades de fertilizantes y pesticidas y necesita comprar las semillas de las que nacerán los tomates.
Def 2. Dícese de aquella sociedad que construye coches 4x4 de miles de kilos para transportar el peso de una persona.
Def 3. Dícese de una sociedad que llama “inversión” a construir una (...)

- Relatos / Actualidad

How long before the magnificent marine life of the Bering Sea canyons is given sanctuary?

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

deep sea coral Swiftia Pacifica

I have just sat through four painstaking days of the North Pacific Fishery Management Council meeting in Anchorage, Alaska. It's an eight-day meeting but luckily for me - and my sanity - I only had to endure four. This government body is tasked with fishery management and conservation of marine ecosystems in the North Pacific Ocean off of Alaska which belong to the United States of America. The Management Council's vision statement seems pretty commendable to me. It talks about sustainable fisheries, the need to maintain healthy productive, resilient ecosystems that support robust populations of marine species, and it states that fisheries should be managed using a precautionary, transparent, and inclusive process.

So what is Greenpeace doing here? The Bering Sea boasts some incredible marine life. It is also boasts two of the world’s largest underwater canyons: the Pribilof and Zhemchug canyons. These canyons are rare and support a high diversity of marine life from ancient deep-sea corals to a myriad of fish species that are long-lived and vulnerable to over exploitation. We have only just begun to understand what lives in these canyons. In fact Greenpeace pioneered the exploration of the canyons by sending two submersibles down to the canyons in 2007 to document life there. We even discovered a species of sponge new to science!

The Bering Sea is also one of the world's most productive and lucrative fishing grounds. Large volumes of popular and commercially valuable fish such as pollock, Pacific cod and halibut are caught here.  Mostly this is carried out using extremely destructive methods such as bottom trawling, which literally scrapes the ocean floor destroying everything in its wake, and long-lining which also damages corals and sea floor habitat. Both these techniques result in indiscriminate bycatch, the wasteful killing of all sorts of animals not actually targeted by the fishery. Once you destroy a deep-sea coral – it won’t come back for tens to hundreds of years, if at all. Bottom trawling really is like clear-felling an ancient rainforest for the sake of catching a few deer.

Greenpeace and our allies have been working to get these canyons protected from the onslaught of destructive fishing gear and climate change for over a decade now.  New science, modeling and public sentiment are all pointing to the same thing. If we want to ensure a productive fishery well into the future we must set areas for protection aside now.

I am new to the politics of ocean conservation in the USA. I am normally based in the Netherlands working for Greenpeace International and have had the displeasure of witnessing first hand how international bodies such as the UN, Regional Fisheries Management Organizations or the European Union go about failing to take necessary immediate action to protect our oceans and the animals that live in them despite the latest science telling us that our oceans are in crisis. Close to 80 percent of our fish stocks around the world are in a poor state as a direct result of over-fishing. Add to that pollution, deep-seabed mining, ocean acidification and climate change - it is time to give our oceans a break. To recover, replenish, build resilience and ensure bounty from our oceans for future generations we need to establish ocean sanctuaries.

I came to Alaska with the understanding that the USA is perceived as one of the leading countries globally when it comes to managing and protecting our ocean resources and that this particular Council was ahead of all others in the US. I therefore naively came with hope that we might actually see some meaningful steps come out of this meeting. After all it wasn't that long ago that I was in Tasmania, Australia for the annual international meeting that seeks to conserve marine life in Antarctica where the US is proactively pushing for protection of the Ross Sea. If the US is so good to the Antarctic – an area shared by the global community - surely they would prize life in their very own Bering Sea?

Sadly, I was wrong. Like any other management meeting I have been to, the fishing industry maintains a stranglehold on decision-making. Despite irrefutable observational data on the incredible life forms that thrive in these canyons and their vulnerability; despite scientific modeling (which managers find perfectly adequate for determining catch quotas); and despite the calls of millions of public stakeholders including the Native communities of Alaska who depend on a healthy Bering Sea for their livelihoods, the Council has decided to kick the can well in to 2016 before taking any meaningful action to protect the ancient worlds of the Bering Sea. Until then the industrial trawlers and long-liners will keep destroying what essentially belongs to all of us: our common heritage.

I walk away from this meeting more determined than ever to help my colleagues in the US explore new avenues for raising the urgency for action. If they won't listen to science then they'll have to listen to you! If you want to make a difference tell your local seafood restaurant or supermarket to stop selling fish from the Bering Sea Canyons and sign our global petition to establish ocean sanctuaries around the world.

Farah Obaidullah is a Senior Oceans Campaigner with Greenpeace International

wJGaP-QzO28

El juicio de la Audiencia Nacional del 15M en Barcelona

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

El juicio contra algunos indignados, miembros del 15M, que se excedieron en su presión a los parlamentarios, dificultando su acceso al Parlament, es un acto desmesurado y profundamente represivo. Me estoy refiriendo al juicio llevado a cabo por el juez Fernando Grande-Marlaska, de nada menos que de la Audiencia Nacional, contra 20 miembros del movimiento 15M imputados por dificultar el acceso de los parlamentarios al edificio del Parlament, el día que se iban a aprobar los presupuestos de la Generalitat, los cuales iban a incluir gran número de medidas que perjudicarían, como han perjudicado, a las clases populares de Catalunya.

Aquel día, el movimiento 15M había convocado una serie de actos en el Parc de la Ciutadella, donde está el edificio del Parlament, para protestar por la aprobación del presupuesto que estaba programada que se realizaría aquella mañana. La gran mayoría de actos programados no fueron permitidos por los Mossos d’Esquadra, la policía dependiente de la Generalitat de Catalunya, siendo reprimidos por parte de este cuerpo policial. El objetivo de la manifestación de los indignados era protestar por el comportamiento de la mayor parte del Parlament, que iba a realizar un acto no solo impopular, sino de cuestionable legitimidad democrática, pues los recortes que se iban a realizar (y que los indignados querían denunciar) en el presupuesto que iba a aprobarse no estaban en los programas electorales de los partidos gobernantes en Catalunya.

Parte de esta protesta consistía en un acto de desobediencia civil, un acto pacífico, que fuera visible, tuviera impacto mediático y permitiera dar visibilidad a dicha acción. En contra de lo que algunos tertulianos y medios conservadores han acentuado, el derecho de desobediencia civil (un derecho y exigencia moral, más que un derecho legal) es parte de la tradición democrática. Si la persona negra, la Sra. Rosa Parks, no hubiera desobedecido la ley que la forzaba a sentarse en el asiento de atrás de un autobús y si Martin Luther King y el movimiento de liberación negro no hubieran seguido su ejemplo, con miles de campañas de desobediencia a leyes que consideraron injustas, EEUU no habría nunca tenido un presidente negro.

La justificada desobediencia civil
Las democracias se han enriquecido cuando algunos movimientos han cuestionado la moralidad de leyes que estaban en contradicción con el espíritu y cultura democráticos, que el establishment político y mediático de un país utilizaba retóricamente, a la vez que violentaba su espíritu. Y en muchos países, un acto de desobediencia civil ha sido dificultar y obstaculizar la práctica parlamentaria. En realidad, en las mismas fechas en las que se ejercía la presión sobre los parlamentarios en Catalunya, había manifestaciones casi a diario que impidieron al Parlamento del Estado de Wisconsin reunirse para aprobar el presupuesto (acto que se realizó incluso con la complicidad del Partido Demócrata, que estaba en la oposición). Ver qué ocurrió en Wisconsin y compararlo con la respuesta del establishment catalán aquí en Barcelona muestra lo enormemente desmesurado y exagerado de la respuesta de aquí.

La gran mayoría de los que estaban en la manifestación de Barcelona no agredieron a los parlamentarios y no realizaron ningún acto de violencia, como han reconocido bastantes parlamentarios. Aquellos pocos que lo hicieron, serán sancionados, lo cual es lógico, razonable y predecible. Pero hay que subrayar que incluso en los pocos casos que así ocurrió, las penas que se están proponiendo no tienen como objetivo intentar alcanzar la justicia, sino establecer un precedente, penalizando con hasta cinco años de prisión, para que ningún otro indignado participe jamás en ninguna protesta frente al poder político (pues de esto se trata en este juicio). Esto se hace con toda pompa y visibilidad mediática para que sirva de escarmiento y todo ello en manos de la máxima autoridad del país: la Audiencia Nacional. Es un juicio al movimiento 15M, sin más, para que escarmienten. Y esto no es ni lógico, ni racional, ni debería ser predecible, pues jamás este tipo de tribunales de la Audiencia Nacional debieran juzgar este tipo de hechos.

Una última observación. He escrito extensamente acerca de que los movimientos sociales contestatarios tienen que disciplinarse, expulsando a los individuos violentos que hacen un enorme daño al movimiento. La violencia es profundamente reaccionaria, pues siempre se utiliza para desacreditar a dichos movimientos, como ocurrió el 22M (y en muchas otras ocasiones antes). Los violentos hicieron un flaco favor al movimiento. Ahora bien, nada de esto ocurrió delante del Parlament (ninguna persona fue herida, como ocurrió el 22M). Que haya sanciones a las gamberradas que se hicieron (que fueron muy pocas) me parece bien. Pero las sanciones son totalmente desproporcionadas y desmesuradas, tal como ha indicado el parlamentario Ernest Maragall. Una pintada en una gabardina (como máxima expresión de violencia) no puede justificar las sanciones de varios años que se están considerando. En EEUU no hubo ninguna detención a los manifestantes enfrente del Parlamento de Wisconsin y las multas no pasaron de 50 dólares. Y esto a pesar de que el gobernador del estado era del Tea Party, la ultraderecha en Estados Unidos. ¿Va a ser la justicia española más dura e injusta que la que exigió el Tea Party en EEUU?

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Artículo publicado en Público.es
vnavarro.org

Divert excessive weapon spending to achieve clean energy future

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

The load of an American Army chartered transport ship, destined for the Gulf region.

According to new figures released on Monday, last year a whopping US$1747 billion was spent on armies across the world. Modest decreases in spending in austerity hit Western Europe and reduced spending in the US, which is still the biggest spender by far with almost 40% of global spending, were matched by increased spending in Eastern Europe and Asia. While the West still spent over half of global defense outlays, this is down from two-thirds of global totals in 2010. In the perverted logic that equates development and regional power with military might, emerging economies continue to ramp up their so-called defense spending levels. 'Defense' outlays in China and Russia have been rising since 2008 by more than 40% and 30% respectively, while massive increases are also taking place in India and Saudi Arabia.

Not only is weapon spending higher now than in the peak of the Cold War, it is also projected to further increase this year, after five years of remaining relatively stable.

"The world is over-armed and peace is underfunded," said Ban Ki Moon, UN Secretary General. When you consider these figures alongside the volume of international weapon trade, which has also grown by 14% in the last four years, it is hard to disagree. Consider this - the regular budget of the UN, the body set up following World War II to preserve peace through international cooperation and collective security - is only US$2.7 billion. A fraction of what is spent on weapons.

Sadly, there is a large gap between which countries are prepared to allocate for military means to prepare for war and maintain their global and regional power status, on the one hand, and to prevent war and promote true security, on the other. Fighting poverty, which kills millions worldwide, and promoting sustainable development, gets only a fraction in comparison to these so called ‘defense’ spending. In fact, the term 'defense' spending, commonly used to describe these costs, is grossly misleading as spending on tanks, bombs, battleships, nukes and so on does little to defend people, but rather defends the interests of those who are in the business of war - manufacturing, trading and subsidizing weapons.

Only last month, we heard the world’s leading scientists warn that climate change will increasingly threat human security and could, if not addressed, fuel insecurity and conflicts. A grim picture, but there is room for hope. A new report released by the Intergovernmental Panel on Climate Change this weekend shows that climate action is in fact an opportunity, not a burden. The report makes the solution crystal clear: transforming the world’s power system from one that is dominated by fossil fuels to one dominated by renewable energy, such as wind and solar power. Renewables - safer, cleaner and now cheaper than ever - hold the key to our future.

Earlier this year, we heard US Secretary of State calling climate change "perhaps the world's most fearsome weapon of mass destruction". It is only right then that money is diverted for defending us from such destruction. That would be a true defense spending. It is coal plants and oil rigs that are in fact weapons of mass destruction - not only destroying our planet, but killing people already. And subsidizing fossil fuels at a total of US$1.9 trillion annually is no less than a crime against humanity.

In light of the rough estimates by the IPCC and others, diverting even half of military spending into preventing climate change and adapting to the impacts we can no longer avoid would bring much more security than any tanks and bombs can ever do. In return, we would get clean and safe energy, clearer skies, healthier oceans and a better future for our children. Just imagine how fast we could achieve the clean energy future climate scientists are calling for if we redirected all this money.

 

Jen Maman is Greenpeace International’s Peace Advisor.

XUdislh50Y4

El 44% de los sitios web de viajes en España incumple normas de la UE sobre protección de consumidores

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

Entre los incumplimientos más frecuentes detectados está que el precio total del servicio no se indica desde el principio e incluye por defecto suplementos opcionales o que falta información sobre la identidad del comerciante o sobre cómo reclamar.

Desarticulada una red que estafó a 1.600 personas a través de la web de Loterías y Apuestas del Estado

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

La Policía Nacional ha destapado más de 1.200 cargos fraudulentos en tarjetas bancarias realizados por el grupo.

“El Estado soy yo”

From Organizaciones. Published on 14/04/2014.

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

La frase se atribuye al rey francés Luis XIV. Dos “Luises” después se desataría revolución francesa, por cierto.  El joven rey, de 16 años entonces, la pronunció al parecer ante el parlamento el 13 de Abril de 1655 (Abril les sienta muy mal a los reyes franceses). Hacía pocos días que el Parlamento se le había rebelado en un lit de justice, una costumbre por la cual el monarca se llevaba hasta la cama con cojines a la sesión. “El Estado soy yo” (L’État, c’est moi) es el símbolo de la monarquía absoluta.

Pues bien, el PP también es el Estado, el Estado de Derecho por más señas. Lo repiten sus miembros, incluido el presidente, Mariano Rajoy, a menudo. Hoy ha sido su jefe policial, Ignacio Cosidó, quién, en la COPE y ONDA CERO, ha declarado que “se está produciendo una “escalada de violencia” que busca “desestabilizar el Estado de Derecho”, y ha anunciado –como si no lo viéramos- que la Policía tiene intención de hacer frente con “firmeza, con la ley en la mano y con el Estado de Derecho”. Más Estado de Derecho, para entendernos.

Un gobierno jamás es El Estado de Derecho, El Estado c’est moi, no puede decirlo un demócrata. La soberanía popular reside en el pueblo, según la Constitución, es decir, obvian hasta la Carta Magna. Y no se protesta contra el “Estado de Derecho” ni mucho menos –mejor nos gustaría que funcionara, con su separación de poderes y todo- se protesta contra el gobierno. Una entidad y un partido autoritario, con gravísimas y ostensibles sombras de corrupción y que ha desmantelado el Estado del Bienestar y privatizado cuanto le ha venido en gana. Como si todo fuera su cortijo. No olvidemos la gestión de Ana Botella que anda vendiendo de saldo, por tres veces menos de su valor, lo que le pasa por la cabeza, y tan demócrata ella  que pide sacar las manifestaciones fuera de las zonas turísticas y creo que hasta ha firmado un decreto en ese sentido que suena a anticonstitucional. ¡Qué más dará que vaya contra la Constitución! ¿No?

Un partido, además, que oferta el palo y la multa y jamás el diálogo.

Meten por los ojos a la gente, con la vergonzante complicidad de muchos grandes medios, que la violencia es lo que se ve en grupos minoritarios, y no el robo de cuanto era nuestro. El hambre y precariedad de muchas personas, la negación de su acceso a la educación a través de costosísimas tasas universitarias, por ejemplo. Eso es violencia. Causa víctimas, algunas mortales.

O atribuir a las Marchas por la Dignidad, como ha hecho la Delegación del Gobierno en Madrid que preside Cristina Cifuentes, estas faltas:

“Asalto a la sede del PP de Perales de Tajuña, intento de asalto al ayuntamiento de la misma localidad, intento de entrada en masa en una entidad bancaria, desobediencia a las indicaciones de la Guardia Civil, infracción de la normativa de seguridad vial por los coches participantes e incumplimiento de dos itinerarios. En total involucra a tres columnas de las marchas: la procedente del Mediterráneo, la de Andalucía, y la del noroeste”. En el texto de Olga Rodríguez los involucrados dicen que las acusaciones son radicalmente falsas y explican por qué.

El fascismo está llamando a la puerta de toda Europa y se verá en las próximas elecciones europeas. Aguantar los desmanes de la derecha neoliberal lleva a este camino y éste, el siguiente, a  terrenos muy temibles. Se quita con más democracia, y enseñando a esta gente que no la mamó, ni la quiere, que el Estado no es el Partido Popular. Y a la gente que cree que esto se pasará que abran un poquito los ojos de su cerebro que están siendo los culpables de cuanto nos ocurre.

El Periscopio

  • Puedes copiar, distribuir y modificar libremente cualquier obra de nuestra Fundación, siempre que cites nuestra autoría
    y las obras derivadas de las nuestras sean liberadas bajo la misma licencia de documentación libre:
    Licencia GNU FDL (traducción no oficial a Español).
Fundación Utopía Verde